• Pediatria

    Cuidamos de tu pequeño/a desde el primer momento

Pediatría

El período perineonatal es básico para las etapas posteriores de la vida. Una nutrición adecuada en esta época, con aporte de nutrientes de manera equilibrada, influirá en la salud futura, así como en el desarrollo de enfermedades con repercusión a largo plazo.

De la misma manera, el período neonatal es determinante para el desarrollo en la infancia, adolescencia y hasta la edad adulta.

En Clínica David Mariña, como profesionales de perfil multidisciplinar, con Máster Oficial en Condicionantes Genéticos, Nutricionales y Ambientales del Crecimiento y Desarrollo, vemos necesario estar actualizados en el conocimiento global de todas las áreas relacionadas con el crecimiento y desarrollo.

¿Por qué es aconsejable llevar a mi hijo/a a consulta?

La disminución en la dieta actual del aporte de componentes bioactivos guarda relación con el aumento de la prevalencia de patologías que producen más morbimortalidad en el mundo occidental y cuyo inicio ya es evidente en niños y adolescentes.

Es importante destacar el papel de los probióticos, ya que el número de las bacterias de nuestro organismo supera significativamente al de las células y el microbioma al genoma humano. En consecuencia, la función de las bacterias “amigas” de la salud del niño al anciano es muy importante. De igual forma, los prebióticos aseguran un papel benefactor, así como los alimentos funcionales.

Nuestro intestino alberga billones de microorganismos que son esenciales y beneficiosos no solo para la regulación de la fisiología del huésped, sino también para el desarrollo apropiado del sistema nervioso central (SNC) y las respuestas cerebrales.

El eje microbiota-intestino-cerebro es una vía bidireccional a través de la cual el cerebro regula la actividad del intestino y viceversa y es vital para la homeostasis de los sistemas.

El papel de la microbiota en la salud y la enfermedad empieza a tener un importante protagonismo debido a la fuerte la evidencia que ha demostrado que la microbiota intestinal puede influir en gran medida en todos los aspectos de la fisiología, incluída la comunicación del intestino-cerebro y la función cerebral, así como la conducta y el comportamiento.

Son varios los mecanismos propuestos para explicar cómo la microbiota intestinal podría influir en el cerebro, incluído el sistema nervioso entérico (SNE: neuronas en el intestino), el nervio vago, los mediadores inflamatorios, la producción de metabolitos microbianos y el sistema neuroendocrino. La microbiota intestinal produce varios metabolitos similares a hormonas que ingresan a la circulación y actúan en sitios y órganos distales, incluído el cerebro.

Además de la piel, la cavidad oral, las vías respiratorias, el tracto urogenital y el tracto gastrointestinal, también se ha encontrado microbiota en el cerebro humano, lugar con “privilegios inmunes”.

Te ayudamos a saber mantener la salud de tu hijo/a

NUTRICIÓN MATERNA

El papel de la nutrición materna en el desarrollo fetal y del niño. Análisis de las ingestas y recomendaciones nutricionales más actualizadas para las distintas etapas de la vida y su repercusión sobre el crecimiento y desarrollo.

NEURODESARROLLO ADECUADO

El neurodesarrollo adecuado para un correcto funcionamiento del sistema nervioso, incluída su parte más noble “el cerebro”, tanto en la forma como en la función. El neurodesarrollo se inicia en las primeras semanas de la gestación y no concluye hasta años después del nacimiento, su fase más crítica dura hasta los 3 o 4 años de vida.

EDUCACIÓN NUTRICIONAL

La educación nutricional para la salud del niño en su entorno, Importante los conocimientos sobre nutrición y necesidades nutricionales en todas las etapas de desarrollo y crecimiento, sus efectos a corto, medio y largo plazo, así como la importancia del correcto aporte de nutrientes para que dicho desarrollo sea óptimo.

ACTIVIDAD FISICA Y HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES

El papel de la actividad física y hábitos de vida saludables, incluyendo la dieta, en en el desarrollo mental y en la prevención de enfermedades a largo plazo. Adquirir y valorar hábitos de actividad física/sedentarismo, consumo de alimentos, hábitos de alimentación, pautas de comportamiento alimentario, cultura nutricional y otros aspectos ambientales y sociales que puedan influir en el estado nutricional de niños.

Tratamientos más comunes

  • Plagiocefalia deformacional

  • Tortícolis congénita

  • Cólico del lactante

  • Bronquiolitis y problemas respiratorios

  • Estreñimiento

  • Transtornos del sueño

  • Tratamiento osteopático de otitis del lactante

  • Luxación congénita de la cadera

  • Obstrucción del canal del lagrimal